Cuidados de un bebé en el coche

Con las prisas cotidianas, en la cual la madre tiene que hacer millones de cosas y a menudo dedicarse casi exclusivamente a su vida profesional, no siempre está atenta al transporte adecuado de bebés y niños. Muchas madres optan por la comodidad del bebé, porque para quitar sólo hacen del asiento desenganche la base, que permanece fijo en el coche, evitando que el bebé se despierte, por ejemplo. Los últimos modelos de los equipos ya vienen en el carro (Travel System).

Mucho cuidado al comprar los asientos de seguridad de segunda mano. Incluso con la aparición de nuevos, puedan haber sufrido accidentes anteriores y contiene defectos invisibles, lo que pone en peligro el recién nacido. Los asientos con más de seis años de uso deben estar exentos, porque tanto la expansión de plástico calor por sus días como su contracción en el frío puede deteriorarse seriamente su estructura.

Asiento de coche para el bebé.

Es importante tener en cuenta: el bebé debe saber su lugar en el vehículo desde los primeros días de vida. De esa manera, tienes más posibilidades de ser un niño educado por consiguiente y, cuando sea capaz de sentarse en los asientos, comprenderá la necesidad de estar a salvo durante el viaje, especialmente cuando tenga la edad escolar y para el usuario del transporte específico. Fatalmente, la adopción de estos procedimientos resultará en un adulto consciente de la importancia de utilizar los cinturones.

Sobre el cinturón, es bueno recordar que los niños y adultos “apilados” dentro del coche de antemano, inhiben su uso. En un accidente a la velocidad de 50 km/h, el peso de un adulto puede multiplicar por hasta 40 veces. En esta situación, una persona de 60 kg, “suelto” dentro del vehículo, se convierte en una fuerza de casi 2.400 Kg, que representa, en muchos casos, más riesgos que el accidente en sí mismo.

Consejos naturales para aliviar los cólicos del bebé

Los bebés sienten calambres debido a la inmadurez de los procesos relacionados con el sistema digestivo, que comienza a desarrollarse. Resulta que los movimientos necesarios para la realización de la digestión son contracciones todavía descoordinadas y aún más dolorosas. Para empeorar estos síntomas que tu bebé todavía podría terminar por ingestión de aire durante la lactancia, lo que acumula gasas que resultan en el dolor y el malestar. Para tratar el problema deberías preguntarle al médico pediatra prescribir un medicamento, antes de que tu y el bebé sea dado de alta del hospital. Pero también se pueden adoptar algunas medidas simples como un medio de aliviar estos horribles calambres. Siga nuestra selección.

1. Comer bien si estás amamantando

La leche de la madre recibe los nutrientes de los alimentos que son consumidos por el bebé mismo durante el período de lactancia, así como grasas y elementos que pueden causar molestias, tales como:

-Productos lácteos: la leche puede causar diarrea, reacciones alérgicas, gases y malestar.

-Carne roja: la carne roja se digiere lentamente, la cual puede causar gases en los bebés.

-Chocolate: el chocolate acelera los movimientos intestinales. Libera la cafeína y estimula la liberación de serotonina.

-Repollo, coliflor y cebolla: estos tres ingredientes, además de cambiar el sabor de la leche, son también capaces de favorecer las gasas.

-Leguminosos: los frijoles, lentejas y fava, aunque muy nutritivo, son causas potenciales de gasas y consecuente cólicos en los bebés. Para no perder sus beneficios, trata de ingerir sólo su caldo sin grano.

Otros alimentos como pimienta y condimentos también deben evitarse durante la lactancia.

2. Relaja a tu bebé en baños calientes

Los baños son una fuente de relajación para el bebé. También se relajan las contracciones del intestino. Idealmente, el baño es cálido, pero ya caliente. Los bebés que están muy enfadados deben tomar más de un baño al día a dormir mejor.

3. Asegúrate de masajear para facilitar la expulsión de gases

Mientras se baña al bebé la mamá debe practicar bebé del vientre masaje para facilitar la expulsión de gases que causan el cólico. Con la mano y jabón suave en el vientre del bebé hacia la derecha y de arriba a abajo. Hacerlo durante al menos por unos 3 minutos esta operación realmente produce cierto efecto.

4. Flexione las piernas del bebé

El bebé necesita deshacerse del gas, y puede ayudarlo flexionando sus piernas contra el cuerpo. Este ejercicio hace que el bebé elimine la gasa, y también puede ayudar cuando está luchando para evacuar.

5. Sostenga al bebé sobre su estómago

Puedes apoyar el vientre del bebé sobre su brazo, sosteniendo en su estómago. Los bebés les encantan estar en esta posición, porque facilita la liberación de gases y calienta la región del abdomen.

6. Siempre haga eructar a tu bebé después de las alimentaciones

Los eructos de bebé pueden derramarse mientras durmiendo y ahogarse con su propia leche, pero puede también acumular gasas y empeorar la sensación de calambres. Es importante poner al bebé a eructar después de alimentarlo.

7. Mantenga al bebé caliente

El bebé en el vientre de la madre seguía siendo cálido y confortable, una vez nacido puede sentir frío, tenso y contracción de los músculos. El tubo digestivo sufre con estas contracciones. Cuando bebé está caliente, promueves su relajación, dormirá más cómodo.

¿Puedo ofrecer té para aliviar cólicos del bebé?

Los pediatras comenzaron a promover la lactancia materna de manera exclusiva, que causó muchas madres consideran los tés como algo no beneficioso. ¡Pero no! Después de todo, los tés fueron ampliamente utilizados por nuestros abuelos, bisabuelos y grandes abuelas, sin ningún problema. El té facilita el gas intestinal del bebé, sin ningún daño a su salud, al contrario! Los niños no deshacerse de gasas y dormidos mucho mejor. Pero entonces ¿qué cambió? Actualmente la recomendación de los pediatras nos advierte que no es necesario ofrecer agua o té para el bebé que es amamantado exclusivamente por su madre hasta sus primeros 6 meses, sin embargo, esta recomendación no impide su uso por el riesgo de muerte o un peligro grave para la salud! La interpretación de esta alerta es muy exagerada en relación con su riesgo.